Un poco de historia

En 2006, Casa de Esperanza, hoy reconocida a nivel nacional como una organización que se ocupa de la violencia doméstica, creó el programa original de Líderes, en respuesta a las aspiraciones de las latinas de las dos Ciudades Hermanas de Minnesota que estaban interesadas en participar en iniciativas de liderazgo para hacer aportaciones a sus comunidades. Caminar Latino consideró la implantación de ese programa como un paso natural para las mujeres supervivientes de traumas, puesto que las investigaciones demuestran que las supervivientes llegan naturalmente a un momento de su propia recuperación en el que desean compartir su experiencia para ayudar a otras personas.

En 2011 se puso en marcha el programa de Líderes Comunitarias, que se basa en las destrezas naturales de las mujeres y crea una oportunidad para que las latinas que han sobrevivido a la violencia doméstica puedan participar activamente en la generación de cambios en sus comunidades. Mediante este programa, Caminar Latino puede seguir ofreciendo servicios directos y a la vez ampliar su impacto, tanto en las participantes del programa como en la comunidad, a través de la colaboración con ellas. Capacitando y apoyando a las líderes para que puedan crear mayor conciencia de la violencia doméstica y otros temas conexos mediante presentaciones a las comunidades, Caminar Latino cumple sus metas de colaborar con la comunidad para poner fin a la violencia.

La situación actual

Hoy en día, nuestras Líderes Comunitarias se dedican activamente a organizar talleres destinados a otras mujeres de la comunidad, sobre temas diversos, que incluyen la prevención de la violencia doméstica. Asisten a muchos eventos comunitarios y representan a Caminar Latino para estimular la participación de otros miembros de la comunidad en actividades de prevención e intervención contra la violencia.

Para obtener más información sobre este tema, comuníquese por correo electrónico a info@caminarlatino.org